Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Va en bicicleta a entrenar para una carrera?

Con el incremento significativo del número de desplazamientos en bicicleta, sobre todo en los grandes centros urbanos debido a la reciente expansión de las ciclovías, cada vez se hacen más comunes los casos de quienes van a los parques a entrenar para las carreras montados en la bicicleta.

Si la bicicleta fuera su modalidad de transporte al parque, es importante informar al entrenador de su asesoría deportiva cuál es el kilometraje que recorre habitualmente hasta el lugar del entrenamiento, la topografía del terreno y la velocidad del desplazamiento.  Es interesante hasta evaluar también si es posible dejar de utilizar la bicicleta en ese momento. Claro, que el mismo principio se debe aplicar si usted fuera su propio entrenador.

Según el entrenador José Carlos Fernando, de la asesoría Z-Track, el ciclista/corredor corre el riesgo de llegar excesivamente cansado al entrenamiento, lo que lógicamente puede comprometer su rendimiento en el parque.

“Una cosa es el ciclista que se desplaza por la ciclovía, otra es tener que pedalear en medio de los autos, estresándose, insultando a aquellos que están en los automóviles, en aquel clásico encontrón entre conductores y ciclistas. El desgaste mental es hasta más dañino que el físico”.

Lucas Janes, entrenador de Run&Fun, dice que el plan de entrenamiento no debe sufrir ninguna alteración, siempre que el tiempo de desplazamiento en la bicicleta sea de hasta diez minutos. Es necesario, por lo tanto, ceñirse a la finalidad del corredor.  Si es una práctica recreacional, de una persona que corre tranquilo, no altera la carga del entrenamiento, mientras que si la finalidad es obtener un alto rendimiento, recomiendo que la persona vaya en carro o en camión hasta el parque porque ese desplazamiento en bicicleta puede aumentar un desgaste capaz de comprometer resultados.

Ir en bicicleta al parque puede significar una disminución del trabajo de calentamiento, por razones obvias. “Si la persona viene en bicicleta, puede hacer apenas un estiramiento dinámico, reducir el tiempo normal de calentamiento y comenzar con un trote”, añade Janes.

Finalmente, según el profesional de Run&Fun, esa especie de biatleta puede también disminuir el trabajo de enfriamiento al final del entrenamiento, ya que una vez terminada la carrera volverá a montar la bicicleta para regresar a su casa, trabajo o colegio.

Janes destaca que los ciclistas no pueden descuidar el ajuste de la altura del asiento. “Todavía veo ciclistas sentados como niños con el asiento bajo. De esa manera, va pedalear con la rodilla toda doblada, la musculatura queda dañada y la persona puede quedar con dolores en la cadera. Es fundamental regularlo a la altura correcta”.

¡Compartir por correo electrónico!