Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Etiquetas nutricionales, ¿sabes leerlas?

Foto:Etiquetas nutricionales

Leer las etiquetas nutricionales de los alimentos no es una tarea sencilla. Tanta información muchas veces confunde, más si se usan términos que nunca se han escuchado y que no se relacionan con tu cotidianidad. El desconocimiento muchas veces termina en consumo excesivo de azúcar, químicos dañinos y calorías que cuesta mucho eliminar.

En la tabla que aparece al respaldo de los productos, lo primero es identificar cuántas porciones hay en el paquete que estás comprando, es decir a cuántos gramos o miligramos equivale cada una. Recuerde que la información nutricional de la tabla corresponde a una sola porción y, por lo general, los empaques de alimentos y/o bebidas contienen más de una.

Después concéntrese en las calorías. Si bien no es sano obsesionarse con la cantidad de calorías de cada comida, hay que identificar cuánta energía se consume y si es lo indicado para la exigencia del entrenamiento. La cantidad de calorías tiene todo que ver con el tamaño de la porción. Es importante tener este detalle en cuenta si se está en déficit o pérdida de grasa.

En el punto de las calorías hay un tema más importante que la cantidad: la calidad del producto o su densidad nutricional, que es lo mismo.

 

Ver más

10 alimentos para corredores

10 alimentos prohibidos para corredores

No tomes BCAA antes de correr

 

Los fabricantes suelen discriminar la grasa total, grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sodio, carbohidratos totales, fibra dietaria, azúcares y proteína. En la siguiente línea aparecen las vitaminas (A, C, calcio, hierro, etc). Los cálculos suelen estar basados en dietas de 2.000 calorías diarias; sin embargo, de acuerdo con el metabolismo y el entrenamiento de cada individuo, los valores cambian. Consejo: consulte con un especialista y conozca sus valores específicos.

En todas las tablas nutricionales aparece un porcentaje de valor diario, que hace referencia a los nutrientes contenidos en una porción de alimento que aportan en la dieta. Hay que conocer los requerimientos energéticos particulares, su relación con edad y sexo y, por supuesto, su equivalencia con la cantidad e intensidad del ejercicio diario.

¡Ojo con las grasas! Las grasas trans y saturadas, el colesterol, el sodio, los carbohidratos (poco o nada de fibra) y los azúcares son la parte de la etiqueta que debe leerse con más cuidado pues mientras menos gramos haya de cada una será mucho mejor para la dieta.

En contraste, todo lo que son vitaminas y minerales son muy recomendados. Mientras más componentes tenga de este tipo el producto, más tranquilidad dará al comprarlo. Es la garantía de que realmente se conoce el organismo y se sabe qué darle: inteligencia de compra.

Recomendaciones para corredores:

  • Procure no consumir productos que tengan más de 5 gramos de azúcar (salvo indicación específica de un especialista). La grasa tampoco debería ser superior a esa cantidad, mucho menos si hay grasas trans o saturadas, que son poco recomendables o incluso a veces hasta peligrosas.
  • Prefiera siempre alimentos que tengan más de 5 gramos de fibra como componente.
  • Mientras más proteína contenga un producto será siempre mucho mejor. Lo ideal es entre 10 y 20 gramos. Lo mínimo son 5 gramos.
  • Sea muy cuidadoso con la cantidad de sodio. Dependiendo de la condición física y los objetivos de la práctica del ejercicio es prudente vigilar la cantidad de su consumo diario. En algunos casos puede contribuir a la retención de líquidos y al empeoramiento de otras enfermedades.
  • Si un producto tiene más de cinco o seis ingredientes, los expertos recomiendan desconfiar. De hecho se dice que aquello que sea impronunciable probablemente no sea conveniente para el organismo. Si su cerebro no logra entender qué componente es, ¿su cuerpo sabrá cómo procesarlo?

 

Ver más

10 alimentos para corredores

10 alimentos prohibidos para corredores

No tomes BCAA antes de correr

 

 

¡Compartir por correo electrónico!