Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Mina Guli: 40 maratones para salvar los ríos

La activista australiana Mina Guli se impuso un reto impresionante para salvar el planeta

En estos días, en los que las buenas causas se convierten en una gran excusa para correr, hay quienes lo hacen por víctimas de violencia, por defender a los animales, por salvar a alguna especie y, por supuesto, por el bien del planeta.

Esa fue la motivación de la atleta australiana Mina Guli, quien llevó a cabo un reto descomunal: correr 40 maratones a lo largo de seis ríos de seis continente, ¡en 40 días! Es decir, un maratón por día para generar un cambio de hábitos en la población.

El itinerario comenzó el pasado 22 de marzo, precisamente el Día Mundial del Agua, a orillas del río Colorado, y continuó por la selva amazónica brasileña.

“El año pasado corrí por siete desiertos, pero en Namibia, cuando quisimos cruzar el río Naranja en barco, nos dijeron que no era posible porque el nivel de agua era demasiado bajo. Me pareció alarmante y en ese momento me di cuenta de que tenía que crear conciencia sobre los ríos, porque la vida humana se ha organizado siempre cerca de ellos”, dijo al diario El País mientras asistía en Buenos Aires al Foro Económico Mundial.

La mujer que está al frente de la ONG Thrist espera que su iniciativa motive a la gente a cuidar el agua del planeta, “la principal preocupación de la próxima década”, según el foro orbital.

 

Ver más

Nike Unlimited Stadium: una pista ultra moderna en Filipinas

Breaking2 no baja las 2 horas, pero deja la puerta abierta

Activo te ofrece el mejor calendario de carreras del mundo

 

Su activismo comenzó años atrás, cuando entendió que debía convencer no sólo a la gente del común sino a las grandes industrias, que usan y abusan del líquido. “El agua que se ha necesitado para fabricar las botas, los pantalones, la camisa, el móvil, el cuaderno y la mochila que llevas es más de la que vas a beber en toda tu vida”, asegura.

Justamente por eso se puso la meta de los 40 maratones, que simbolizan el 40% de aumento que tendrá la demanda del agua sobre la oferta, dato pronosticado por las Naciones Unidas para el año 2030.

“Ver que la gente se compromete me da fuerzas para seguir los días que flaqueo. Preferiría no correr”, asegura la atleta, quien reconoce la dificultad del reto y el cansancio, que necesariamente la agobia.

“La selva del Amazonas es el pulmón del planeta, el gran pulmón de esta parte del mundo. Deforestarlo es como fumar: podemos obtener una satisfacción momentánea, pero a largo plazo nos quedamos sin pulmón. Es muy importante proteger y preservar la selva amazónica”, dijo sobre su experiencia en Brasil.

El 30 de abril terminó su hazaña en el río Támesis, en Londres, habiendo recorrido el río Murray Darling, en su país natal, el chino Yangtsé y el Nilo, en Egipto.

¡Compartir por correo electrónico!