Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

10 mandamientos para adelgazar corriendo

 

1. Siempre estirarás

Estira antes, después o en áreas intercaladas de la corrida. Esto aumenta la flexibilidad, conserva las articulaciones y evita lesiones.

2. No olvidarás el calentamiento

Un cuerpo frío se vuelve más susceptible a hacerse daño. Antes de correr, hacer una caminata rápida para aumentar el flujo sanguíneo en los músculos.

3. Tendrás paciencia

La evolución y la pérdida de peso debe ser gradual. Sea paciente y corra a un ritmo adecuado que soporte. ¡Y respeta los días de descanso!

4. Intercalarás entrenamientos

Hay que evitar los entrenamientos intensos en secuencia. Siempre es preferible alternar  las cargas más pesadas con los días de descanso o de entrenamiento regenerativo (los más ligeros).

5. Harás dieta

La pérdida de peso reduce el riesgo de lesiones porque el sobrepeso puede tensar las articulaciones y los músculos. Por lo tanto, enfocarse en la dieta es esencial para no salir lesionado en las corridas.

6. Reforzarás tus miembros inferiores

Los músculos de las piernas, cuando se refuerzan, soportan la carga en el entrenamiento. Por lo tanto, en el gimnasio son esenciales estos trabajos.

7. Usarás hielo

Después de las sesiones de entrenamiento más pesadas, aplicarás bolsas de hielo en las piernas. Esto ayuda en la recuperación y reduce los dolores y espasmos leves.

8. Trabajarás la zona lumbar

Quienes tienen sobrepeso son más propensos a sufrir de problemas en la región. Una postura correcta, tomarlo con calma en los entrenamientos y abrirle la puerta al gimnasio es esencial.

9. Serás funcional

Los ejercicios funcionales son una alternativa a la fuerza de gimnasio y el trabajo y la resistencia del cuerpo. Hay que utilizarlos para hacer preparar mejor los músculos para la carrera.

10. Te enfocarás en el entrenamiento

Prestarás atención a tus movimientos, la respiración y obstáculos en el camino. Tener concentración es esencial para escapar de las lesiones.

(Artículo publicado en el Diario de O2, edición 149)

¡Compartir por correo electrónico!