Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Mentoring: terapia para lograr las metas

Todo está en la esfera del mentoring. Desde tener el trabajo que siempre soñó, pasando por el viaje que siempre quiso hacer, los estudios que no ha podido desarrollar, la práctica de una disciplina musical o artística, encontrar la pareja ideal y, por supuesto, lograr metas ambiciosas en términos deportivos.

Todo cabe en este tipo de ayuda que está en manos de un mentor, cuya experiencia y conocimiento de los métodos hace que las buenas ideas y las intenciones se conviertan en realidades.

Esta terapia ayuda a centrarse, a descubrir lo que se quiere realmente, a identificar el antojo de la verdadera pasión y a asumir el riesgo de conseguirlo sin miedos. Este tipo de ayuda, además de enfocar a quien lo busca, apunta a la consecución de los resultados visibles.

Mentoring, paso a paso

El terapeuta empieza por establecer una relación de acompañamiento, guía y apoyo. Luego se convierte en quien desafía a su pupilo para que logre sus metas.

Su primera tarea es dedicar todo el tiempo a lo que se conoce como “know how”, es decir, saber cómo llegar a una meta. Con base en el esfuerzo debe reconocer y potenciar el desarrollo de su pupilo.

El papel del mentor es muy parecido al del padre con los hijos: propone soluciones y transmite su experiencia con el fin de enriquecer la formulación de metas y proyectos.

 

Ver más

Estudio: Correr 1 hora agrega 7 horas de vida

Agua: ¿cómo, cuándo, cuánto, dónde?

Lugares de ensueño para dejar descansar el cuerpo

 

El mentoring trabaja con una filosofía clara: “importa el camino, privilegia el proceso”; “logra historias de éxito, no sólo momentos”; “el futuro se construye hoy”. Toda meta es posible si está clara y, mucho más, si se recorre con alguien que conoce el camino.

Entre sus herramientas está, precisamente, el cambio total de mentalidad. Dar más importancia a ser que a tener es fundamental en la tarea de llegar a una meta. Después hay que aprender a disfrutar el camino, el paso a paso hacia el objetivo.

Finalmente, lo que garantiza el buen resultado es romper los paradigmas: dejar de creer que el éxito es tener una profesión determinada o un cargo específico, pues para muchos eso puede ser la felicidad pero para otros son los pequeños detalles y tareas muy básicas, como cuidar la tierra o disfruta de la armonía del paisaje.

Metodología

  1. A través de un cuestionario de preguntas concretas, el mentor logra que su pupilo defina qué es lo que realmente quiere.
  2. El aprendiz debe ser muy honesto y responder con sinceridad y lujo de detalles para obtener los resultados que espera. Si se hace bien, el guía puede tener un panorama amplio para analizar la situación y definir los pasos en cada caso específico.
  3. En la primera etapa se definen acciones muy concretas para llegar a una meta. Después se hace un seguimiento continuo y se van resolviendo los inconvenientes, superando los obstáculos uno a uno.
  4. Se plantean retos específicos, claros, que motiven a quien busca la asesoría a cumplir con su propósito.
¡Compartir por correo electrónico!