Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

El triatlón crece a pasos agigantados en Colombia

El triatlón es, sin duda, uno de los deportes más exigentes dentro de las actividades olímpicas. Y no es para menos si se tiene en cuenta lo obvio: que está compuesto por tres deportes, uno más exigente que el otro – el atletismo, la natación y el ciclismo. La práctica del triatlón en Colombia data de décadas atrás y en el ámbito profesional atletas como Fiorella D´Croz, Maria Carmenza Morales, Oscar David Preciado, Carlos Quinchará, Hugo Londoño y Hugo Ruiz, entre otros, abrieron camino en el escenario mundial y, aunque la gestión de la Federación Colombiana deje mucho que desear en sus esfuerzos de “promoción”, hay un semillero importante de atletas que “piden pista”.

Más allá de esto, lo cierto es que el triatlón ha ganado en los últimos años un incremento importante en el número de seguidores en Colombia, en la categoría de aficionados. Pero, ¿a qué se debe el fenómeno? Pues, a una combinación de factores, según entendemos.

En los últimos 15 años, la afición por correr ha crecido sin parar en el país. Con eventos como la Media Maratón de Bogotá, la Maratón de Medellín y la Carrera de la Mujer -entre otras- hoy se tiene una comunidad de corredores sólida, dentro de la cual muchos han comenzado a buscar “algo más”, para seguir cubriendo la necesidad de bienestar, de rodaje en kilómetros y de desafíos. El triatlón ha sido una de esas “nuevas” opciones. En los equipos de entrenamiento de triatlón es común ver a varios maratonistas o corredores que quieren montarse en la bicicleta y aprender a nadar, sin perder la oportunidad de seguir corriendo.

Cada día hay más equipos: Grufit, GoodWill Runners, Runners Lab, Endurance, Benefit o Aethos son sólo algunos de los atentos. Todos ayudan a que los atletas se preparen para las duras y exigentes pruebas de triatlón, en sus diferentes categorías: Súper sprint, Sprint, Standard u Olímpica, Medio Ironman, Ironman, entre otras.

El segundo factor es la llegada a Colombia del primer Ironman 70.3, que se realizará en Cartagena, a finales de año. Tener una franquicia de esta importancia en el país -con cupos agotados más de seis meses antes de la fecha- es, sin duda, una muestra de que Colombia está más que lista para convertirse en un centro importante del triatlón en la región.

Esperemos que este nuevo auge sea sólo el comienzo de un camino para el crecimiento de este deporte. Que el empuje inicial se traduzca pronto en más personas siendo parte de la disciplina, más equipos de entrenamiento esforzándose y claro, más eventos de talla mundial “Made in Colombia”.

¡Compartir por correo electrónico!