Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Cómo no enamorarse de la bicicleta

El ciclismo es un exigente deporte. Para cualquiera que haya visto el Giro de Italia, el Tour de Francia, la Vuelta a España o cualquier otra competencia esta disciplina deja en evidencia a los más valientes, aquellos que pedalean por cientos de kilómetros diarios y por semanas consecutivas, sin importar el clima, las caídas, y donde conquistar la siguiente cuesta. Cruzar la meta es todo lo que importa. Aunque los simples mortales no llegaremos nunca a los niveles de rendimiento de titanes como Nairo Quintana, Jarlinson Pantano, Rigoberto Urán, Winner Anacona, Sergio Luis Henao (sólo para mencionar algunos ejemplos colombianos), lo cierto es que el ciclismo es un deporte que gana más adeptos cada día. Y es que hay varias razones para ello.

Complemento para el corredor

Para los amantes del running, por ejemplo, la bicicleta es un excelente complemento para optimizar el entrenamiento. Bien sea en bicicleta de spinning, de ruta o montaña, el mantener una cadencia constante, con una resistencia media, ayuda a mejorar la condición física del deportista, quema por lo menos 500 calorías por hora y, además, se usa una gran variedad de músculos, como los cuádriceps y los isquiotibiales. Al montar en bici no se ejerce presión sobre las articulaciones, como se hace al correr o con otras formas de cardio. El ciclismo, por tanto, es un deporte de bajo impacto.

 

Ver más

¿Café con aceite de coco para adelgazar?

¿Cómo saber cuándo estás listo para correr una maratón?

¿Cómo y cuándo es el momento ideal para correr un maratón?

 

La bici nos hace eternos

Un estudio publicado en el International Journal of Sports Medicine, dice que además de todos los beneficios que ofrece este deporte, parece ser que prolonga la vida para quienes lo practican: “Los ciclistas del Tour de Francia viven, de media, unos ocho años más”, aunque puede que la razón principal de esto no sea el hecho de montar en bicicleta sino la intensidad del ejercicio.

Por otra parte, el disfrute del paisaje si se pedalea al aire libre es diferente que corriendo o caminando. La bicicleta permite que se recorran las distancias a mayor velocidad y, por lo tanto, que se puedan hacer rutas más extensas, dando una sensación de “paseo”, que cambia totalmente la experiencia del entrenamiento diario. Ahora, si se practica en interiores (bien sea en un rodillo, simulador o bicicleta de spinning), tiene la gran ventaja de que se puede hacer en cualquier momento, sin importar la hora, el clima afuera o si hay “combo” para salir o no.

Ademas de todo, se conocerá a otros ciclistas, de donde seguramente resultarán nuevas amistades y con quienes se compartirá el gozo que tiene este lindo deporte.

¡Compartir por correo electrónico!