Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Ejercicios de Kegel: un mundo de beneficios

Hacer rutinas como los ejercicios de Kegel para fortalecer la zona pélvica se ve en el rendimiento físico, la salud y hasta la sexualidad

El suelo pélvico  es el conjunto de estructuras que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Sostiene toda la zona baja del abdomen y dan apoyo a la vejiga, útero e intestino inferior.

Si la musculatura de suelo pelviano se debilita, no puede cumplir su función de soporte y los órganos de la parte inferior del abdomen se desplazan hacia abajo.

De esta manera, pueden surgir enfermedades y molestias como la  incontinencia urinaria,  la sensación de pesadez en la vagina, los prolapsos y, en muchos casos, problemas de satisfacción sexual.

 

Ver más

Planilla de entrenamiento: adelgaza corriendo

Circuitos, una alternativa para mejorar el rendimiento

Trabaja todos tus músculos con estos ejercicios

 

Aunque se cree que es un tema muy femenino y que afecta especialmente a las mujeres embarazadas, la realidad es que afecta a ellas y a ellos por igual. Y especialmente en deportistas, más en disciplinas de alto impacto como el atletismo.

¿Cómo resolverlo? Haciendo con disciplina los ejercicios de Kegel. Hay decenas de consejos, pero aquí rescatamos los más utilizados.

Ejercicios de Kegel:

  1. Contraer la musculatura del suelo pélvico durante 5 segundos y relajarla durante otros 5 segundos. Repetir los movimientos 10 veces inspirando en la primera parte y espirando en la segunda.
  2. Contraer y relajar lo más rápido posible. Debe hacerlo de forma seguida durante, al menos, un par de minutos.
  3. “El ascensor”: se trata de ir contrayendo la musculatura pélvica poco a poco hasta llegar a la contracción máxima y, una vez ahí, aguantar unos segundos y relajar. Después, volver a contraer despacio y volver a relajar. Repetir 10 veces.

 

La rutina puede hacerse tanto en casa como en el trabajo, así como cuando está de vacaciones incluso. Por tanto, esta disciplina es flexible. Lo que no es recomendable, bajo ningún concepto, es aguantar la micción, ya que puede causar infecciones urinarias.

¡Compartir por correo electrónico!