Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

5 comidas saludables que no sabías que lo eran

Foto:La cerveza, ¿es tan nociva?

Muchas veces, has sacado de tu dieta un alimento debido a su mala reputación. Conceptos como el nivel de calorías o la cantidad de grasa nos han hecho tacharlos de nuestra lista. Aquí te presentamos una lista de cinco comidas saludables que no sabías que lo eran. Todo, claro, en su justa medida.

Comidas saludables (pero no sabías que lo eran)

Cerveza

La mala imagen de este producto es extendida, sin duda. La famosa “pancita chelera” es algo de lo que muchos intentan huir, con más o menos gloria.

Sin embargo, diversos estudios han decidido otorgarle el beneficio de la duda antes de culparla y mantienen un cierto margen saludable: si bebes de uno a dos vasos diarios, estás dentro de la “zona segura”.

Además de ser diurética, esta bebida ancestral también puede contribuir a nuestra salud ósea, derivado del silicio mineral que se encuentra en algunos tipos de cerveza.

 

Ver más

Los 5 motivos que te hacen comer más

¿Cortar los carbohidratos a la noche ayuda a adelgazar?

5 cosas que no debes comer antes y después de una carrera

 

Yemas de huevo

Durante algún tiempo, fue moda comer sólo la clara del huevo. El alto contenido de colesterol jugó una carta decisiva en esta preferencia.

Sin embargo, ha sido demostrado que las grasas transgénicas afectan mucho más el nivel de colesterol en la sangre que el colesterol derivado del huevo.

Lo cierto es que sólo la yema tiene vitaminas del grupo B, A y E, y minerales como hierro y zinc.

Leche

Ha sido probado que el consumo de leche antes de entrenar puede perjudicar el rendimiento, debido a posibles problemas estomacales.

Eso, sin embargo, no quiere decir que no se pueda incorporar la leche de vaca a nuestra dieta diaria, ya que representa una buena fuente de vitaminas, minerales y proteínas.

Queso

El queso puede reducirse a sal y grasa, esencialmente. Apenas dos pedazos pequeños pueden venir cargados con hasta 100 calorías, ni más ni menos.

A pesar de todo, no deja de ser un alimento proteico con cantidades considerables de calcio y fósforo. Por ello, no es necesario desterrarlo completamente de la dieta. Opciones como quesos frescos son más saludables.

Jugos

Piensa en el tiempo que te toma comerte cuatro naranjas. Las pelas, las abres y vas comiendo gajo a gajo. Ahora piensa en el tiempo que te toma beberte un vaso de jugo de naranja. Apenas unos segundos.

Al exprimir la fruta, gran parte de la fibra es eliminada de la ecuación y al final nos queda básicamente agua con azúcar.

Sin embargo, beberlos antes de un entrenamiento puede ser una buena opción.

Es importante diferenciar los jugos naturales, hechos 100% con fruta, y los fabricados a partir de la versión concentrada, que vienen con muchos ingredientes que no son necesarios, además de grandes cantidades de azúcar.

Prefiere los jugos naturales de naranja y uva, buenas fuentes de vitaminas y antioxidantes.

¡Compartir por correo electrónico!