Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

10 consejos para controlar las emociones y superar conflictos

Entrenar las emociones es tan importante como trabajar los músculos. Dominarse es la clave, tanto en el día a día como en los deportes

¿Cuántas veces han sido las emociones y no la preparación física lo que falla a la hora de una carrera? Sin duda, no son pocas.

Dominar la mente, controlar lo que se dice y lo que se calla y canalizar sensaciones que pueden parecer negativas es fundamental a la hora de enfrentar una exigencia del nivel de una carrera atlética.

¿Por qué algunos llegan incluso a mejorar sus registros y a compensar las posibles fallas de la preparación?

Un estudio de la Clínica Mayo de Estados Unidos encontró 10 pautas que pueden resolver situaciones de estrés y ayudar a cumplir las metas.

Pensadas para la vida, para lidiar con momentos problemáticos o conflictivos, aplican también para todos los contratiempos que pueden surgir horas antes de una prueba o durante los entrenamientos.

Consejos para controlar las emociones:

1. Piense antes de hablar

En el calor del momento, es fácil decir algo de lo que más tarde se arrepentirá. Tome unos momentos para ordenar sus pensamientos y permita que la situación se calme.

2. Una vez se haya calmado, exprese su enfado

Apenas empiece a pensar con claridad, exprese su frustración de manera firme, pero sin confrontaciones. Explique sus preocupaciones y necesidades de manera clara y directa.

3. Mejore su rutina de entrenamiento

La actividad física ayuda a reducir el estrés y controlar la irritabilidad. Si siente que alguna situación le molesta demasiado, salga a realizar actividad física. Disfrutarla es la clave.

 

Ver más

Uñas de corredor, ¿cómo evitarlas?

L-carnitina para perder peso, ¿es efectiva?

Fotoprotectores de última generación contra el cáncer del piel

 

4. Tome distancia

La técnica del aislamiento temporal es importante. Tome descansos cortos durante los momentos estresantes. Pase un rato en calma y prepárese para manejar mejor el estrés, sin irritarse ni enfadarse.

5. Identifique posibles soluciones

En lugar de centrarse en lo que salió mal o lo enfadó, esfuércese en resolver el problema al que se enfrenta. Recuerde que el enfado no arregla nada y puede empeorar la situación.

6. Siempre hable en primera persona

Para evitar criticar o culpar, hable en primera persona cuando explique un problema. Sea respetuoso y específico.

7. No guarde resentimiento

El perdón es muy poderoso. Si deja que la ira u otros sentimientos negativos desplacen a los positivos, puede verse absorbido por su propia amargura. Si consigue perdonar puede aprender algo de la situación.

8. Use el humor para liberar la tensión

Restarle seriedad al asunto ayuda a dispersar la tensión. Deje que su sentido del humor le ayude a enfrentar el conflicto y, posiblemente, cualquier expectativa no realista que tenga de cómo deberían ir las cosas.

9. Practique técnicas de relajación

Cuando su carácter salga a flote, ponga a trabajar su capacidad de relajación. Haga ejercicios de respiración profunda, imagine una escena relajante y repita alguna palabra o frase tranquilizante. Escuchar música o hacer yoga es útil para fomentar la relajación.

10. Aprenda cuándo debe buscar ayuda

Aprender a controlarse es un reto para todos. Considere buscar ayuda si ante algún problema le parece que su carácter se descontrola y lo mueve a hacer cosas de las que se arrepiente.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!