Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Correr descalzo, ¿ayuda o destruye?

Hasta hace algún tiempo atrás, nos sorprendía ver a personas corriendo descalzos o con calzado minimalista.  Hoy, sin embargo, aunque igual nos llama la atención (claro), se ha vuelto más común. Tal es así que ya son muchos los amantes del running que se aventuran a probar la libertad -y el riesgo- de correr en zapatillas.

El barefoot running (traducido del inglés significa correr descalzo), ¿es beneficioso o simplemente una moda que no hace más que perjudicar el cuerpo de los atletas?

Versiones cruzadas

Se han realizado muchos estudios sobre este tema.  El biólogo Daniel Lieberman, de la Universidad de Harvard, consiguió demostrar que los corredores descalzos evitan pisar con el talón, asentándose cada zancada en la parte delantera o intermedia del pie, lo que reduce el impacto contra el suelo y vuelve, de algún modo, innecesaria la amortiguación con alta tecnología del calzado.

Otro estudio, realizado por J.Sport Med Phys Fitness, comparó el metabolismo de 21 atletas: una mitad corría descalzo y la otra calzaba zapatillas.  Una de las conclusiones del estudio fueron las pulsaciones más bajas del primer grupo a la misma velocidad de carrera.  Pero en cuanto a VO2, energía utilizada y grasa “quemada”, no hubo diferencias.

El que sabe, sabe

Kilian Jornet, uno de los mejores (si no el mejor) corredores de ultra trails, expresa en una entrevista estar a favor de correr descalzo y aprueba sus beneficios, ya que afirma que con el paso del tiempo y con el uso de tecnología hemos perdido la percepción del suelo, la percepción del cuerpo.  Sin embargo, también menciona que correr en ciertas superficies requiere protección. Correr en la montaña sin algún tipo de calzado, por ejemplo, puede ser peligroso.

Aunque existen varios estudios sobre los pros y contras del barefoot running, ninguno es determinante.  Nuestra anatomía está preparada para ello, nuestros ancestros lo han hecho por siglos y muchas comunidades nativas (como los tarahumaras) aún lo hacen.

Cuidado con la transición

Pero hay algo que es bien cierto. Si decidimos probar correr descalzos o con un calzado minimalista, los expertos recomiendan no hacerlo de manera radical; el hecho de no estar acostumbrados, podría sobrecargar nuestros músculos y tendones, provocando lesiones.

El barefoot running no es una moda. Se trata de salud, técnica, naturaleza del terreno y otros factores. Si la idea te anima, si quieres iniciarte, puedes consultar sobre esta transición a un (o unos) especialista. No corras riesgos.

¡Compartir por correo electrónico!