Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Con moderación: demasiada actividad física podría afectar al corazón

Un estudio demuestra que demasiada actividad física puede enfermar en vez de sanar

Tradicionalmente se recomienda el ejercicio para desestresarse, alejarse del sedentarismo, evitar la obesidad y las enfermedades crónico-digestivas.

Sin embargo, cuando se practica en exceso se corre el riesgo de generar daños en el corazón. Es el peligro de los excesos de una actividad que, en condiciones de respeto por el propio cuerpo y con asesoría adecuada, debería mejorar la salud cardiovascular y no complicarla.

Según un estudio reciente, los hombres que practican demasiado deporte tienen más probabilidades de padecer enfermedades del corazón.

La investigación, realizada por la Clínica Mayo de Estados Unidos, ofrece un seguimiento por 25 años a una muestra de 3175 hombres y mujeres jóvenes, hasta que alcanzaron la mediana edad.

El objetivo: analizar la prevalencia de calcio en las arterias coronarias, una patología llamada calcificación de la arteria coronaria (CAC).

Esta condición suele preceder a la enfermedad coronaria (CHD), que puede causar colesterol y ataques cardiacos.

Los participantes llenaron un cuestionario para la autoevaluación de su actividad física, y posteriormente se establecieron tres categorías.

La primera contó con 57,1% de los participantes que realizaban actividad física con una frecuencia menor a la recomendada por el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés).

Es decir: 150 minutos de actividad física a una intensidad moderada a la semana.

 

Ver más

Circuito hídrico: ¿qué es y para qué sirve?

7 tips para liberar tensión en cuello y espalda

Running y dieta: cómo combinarlos para adelgazar sin perder rendimiento

 

El segundo grupo, compuesto por un 34,5% de los participantes, reunió a los que se ajustaban a la noción de ejercicio moderado según esta guía.

Y el tercer grupo, conformado por un 8,4% de la muestra, pertenece a quienes se mantuvieron tres veces por encima de la actividad física recomendada.

Para efectuar la medición, se empleó un equipo de tomografía computarizada (TC) y se llevaron a cabo ocho exámenes desde 1985 hasta 2011.

Mientras que no se observó una tendencia marcada entre el ejercicio y la CAC en mujeres, en hombres los resultados revelaron que los miembros del tercer grupo que desempeñaban tres veces más actividad física de la recomendada por la HHS (practicaban unas siete horas a la semana), presentaban un aumento del 27% en la probabilidad de sufrir esta calcificación.

Curiosamente, estos resultados no son aplicables a los hombres cuyos orígenes provienen de la raza afro, a quienes la correlación entre ejercicio intenso y una mayor probabilidad de padecer CAC no parece afectarles.

Demasiada actividad física: importante la mesura

La conclusión, lógicamente, no es dejar la actividad física. Lo aconsejable es tener una rutina moderada y respetando los límites y las progresiones de cada organismo. Todo con medida, ahí radica la clave.

Caminar por 30 minutos diariamente o realizar algún tipo de deporte, como jugar tenis, montar bicicleta o nadar dos veces a la semana, es recomendado para quienes se inician en la actividad física.

Para atletas más experimentados, lo ideal es una asesoría específica que mida las progresiones y establezca rutinas para mejorar día a día los resultados.

Además, cuando se acompañan las rutinas con un cambio de hábitos en la alimentación, los resultados se potencian.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!