Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Entrena en la montaña y mejora

Como ya sabemos, correr es un ejercicio muy completo y se considera la base para todos los deportes, ya que nos aporta resistencia aeróbica, aumenta nuestro rendimiento, ayuda a mantenernos enfocados, nos enseña a ser disciplinados y, además (no menos importante), nos mantiene en forma.

A pesar de que los corredores urbanos, generalmente, sólo enfrentan carreras de calle, es importante saber que cuando nos estamos preparando para algún objetivo específico, sea la distancia que sea, es muy recomendable realizar entrenamientos en montaña al menos una vez a la semana, pues nos trae beneficios diferentes:

1. Ganas fuerza. Este entrenamiento se convierte en una sesión de fuerza. Al correr por terrenos sinuosos o irregulares, ejercitamos de manera mucho más eficiente los músculos gemelos, además de fortalecer los tendones de Aquiles y los músculos que protegen las rodillas (vaso lateral, la banda iliotibial, el ligamento rotuliano). También nos ayuda a fortalecer articulaciones y no lastimar nuestra cadera. El correr en terreno montañoso reduce el impacto o golpeteo de nuestro cuerpo contra el piso y nos ayuda a conservar en mejor estado nuestras articulaciones.

2. Ganas altura. ¿Qué significa esto? Al entrenar en montaña subes unos cuantos metros sobre el nivel del mar, lo cual hará que tus pulmones reciban más oxígeno de lo normal; al principio, te costará trabajo respirar, pero poco a poco te acostumbrarás y eso te ayudará a dosificar la forma en que respiras, aumentando tu rendimiento cuando corras en calle.

3. Fortaleces tu corazón. Llevarás tu corazón a un nivel de exigencia mayor, lo cual te hará sentir al inicio que tus pulsaciones se aceleran. Conforme avances, se irán regulando. Cuando corras una carrera en asfalto, verás que sientes más fuerte tu corazón -por ende, tu desempeño será mejor.

4. Potenciarás tus piernas. Esto es debido a que correrás por inclinaciones que te harán trabajar un poco más fuerte de lo normal. Cuando corras en calle, sentirás una total diferencia.

5. Fortalecerás tu mente. Llevarás a tu cuerpo a altitudes diferentes, en terrenos desconocidos, sin saber cómo vas a reaccionar. Cuando estés en la montaña, te darás cuenta que los límites sólo los tienes en tu mente y que puedes llegar hasta donde tú quieras. Pasarás mucho tiempo solo, pensando y conviviendo con la naturaleza, lo cual te ayuda a tener una mayor concentración en tu objetivo.

Como en todas las actividades debes ser cauteloso, pues correr en montaña tiene su grado de dificultad. Por eso, te recomendamos que antes de comenzar tu recorrido, tomes en cuenta que el clima puede ser cambiante, que debes calentar mucho mejor tus articulaciones y ligamentos para evitar cualquier torcedura y que deberás ir muy atento al camino, ya que puedes encontrarte con algunos obstáculos como piedras u hoyos. Es importante que lleves tu hidratación y algún suplemento como barritas o geles, para que no te falte energía en ningún momento.

¡Compartir por correo electrónico!