Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Iron Nun: la inspiradora historia de la monja triatleta de 87 años

Foto:Madonna Buder, la monja de hierro

Nacida un 4 de julio de 1930, en el estado de Misuri (EU), la hermana Madonna Buder comenzó a correr poco antes de los 50 años y, en seguida, se topó con el triatlón. Fue allí cuando descubrió su segunda vocación. Desde entonces, ya ha disputado más de 340 pruebas, incluyendo 50 Ironman, lo que le valió el apodo de Iron Nun.

Su primer contacto con el running llegó por recomendación de un padre, cuando Madonna tenía 48 años. “Me contó de los beneficios del deporte para armonizar mente, cuerpo y alma”.

Poco después, por incentivo de sus colegas de asfalto, pasó a practicar triatlón. “Hubo un momento en el que no quería ver unas zapatillas de running, y entonces apareció el triatlón. Fue la salvación”, recuerda la monja.

En 1992, a los 62 años, completó su primer Ironman. Con 75 años, compitió en su primer mundial, convirtiéndose en la mujer de mayor edad en cruzar la línea de llegada en Kona.

Hizo el recorrido de 3,8K de natación, 180K de ciclismo y 42K de corrida en 16h59m03s.

Perdió ese título en 2013, cuando la californiana Harriet Anderson, de 78 años, completó la carrera faltando apenas tres minutos para el tiempo límite de 17 horas.

 

Ver más

Encontraron el cuerpo de un triatleta español fallecido tres años atrás

Ironman Western Australia: suspendieron el nado por la presencia de un tiburón

De las adicciones a la cima del Ironman: Chasing the Lion, el corto sobre Lionel Sanders

 

A los 82 años, terminó el Ironman de Canadá y, dos años después, en 2014, volvió a Kona para intentar recuperar el título que durante siete años fue suyo.

El viento fuerte y las duras subidas no la dejaron completar la carrera, pero abandonó la disputa siendo ovacionada por el público tras nadar 3,8 km y pedalear 119.

A lo largo de estos años como atleta, la hermana Madonna ya sufrió por lo menos nueve lesiones serias, incluyendo una fractura de pelvis en 2014.

Hasta hoy, la Iron Nun se entrena por cuenta propia, corriendo y pedaleando entre un lugar y otro, nadando en el lago o las piscinas de la ciudad de Spokane, en Washington, donde reside.

“Cuando escucho que alguien no puede hacer tal cosa porque está viejo, acostumbro decirles que no sé qué haría si no pudiera correr nunca más”.

Iron Nun y un comercial fantástico

Poco tiempo atrás, la Monja de Hierro fue una de las estrellas de la campaña de Nike Unlimited, que tenía a otros grandes atletas mundiales en la mira, como la tenista Serena Williams o Mo Farah.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!